Ir al contenido

Santa Barbara Charter School atiende a una amplia gama de estudiantes, incluyendo a aquellos que son académicamente dotados, así como a los que tienen algún tipo de reto. La rica variedad de actividades artísticas, interpersonales e intelectuales permite a cada niño la oportunidad de alcanzar la excelencia en algún ámbito. Cuando nos preocupa el rendimiento de un alumno, sacamos la colección de trabajos del alumno que hemos guardado a lo largo del tiempo y siempre nos sorprendemos cuando descubrimos y nos centramos en los dones que son evidentes en el trabajo del alumno. Este proceso de evaluación e intervención individual es igualmente vital cuando se trabaja con alumnos superdotados. Tenemos un número de estudiantes que son extraordinariamente brillantes y tienen poco que ganar con un plan de estudios prescrito. Nuestro enfoque basado en proyectos mantiene a estos alumnos estimulados.

Al mismo tiempo que trabajamos para satisfacer las necesidades de los alumnos que tradicionalmente han tenido un rendimiento bajo o alto, nos ha complacido especialmente descubrir que no existe el alumno medio. Descubrimos que cada niño tiene unas dotes intelectuales únicas. Valoramos trabajar en un entorno en el que esos dones son evidentes para todos, incluido el niño.

En respuesta a las necesidades de nuestros alumnos, proporcionamos apoyo a los estudiantes con dificultades, hayan sido o no identificados formalmente. Empezamos a intervenir mucho antes de que un niño fracase; por consiguiente, muchos de los problemas afectivos que suelen crear obstáculos para los alumnos de bajo rendimiento nunca se desarrollan. Este enfoque permite que el amor por los libros y el aprendizaje siga vivo en casi todos nuestros alumnos.